En 1999 llegué a España, donde residí 3 años en una comunidad en el Pirineo Aragonés. Allí tomé contacto por primera vez con las plantas medicinales y me enamoré de su belleza y sus virtudes. Empecé, de forma autodidacta, a reconocerlas apoyándome en el gran libro de Dioscórides, mi primer maestro. Haciendo uso de las virtudes de las plantas tanto para cuidar de mi salud y la de los míos,  como la  de los animales y del huerto. Desde entonces dedico mi vida a estudiar, profundizar y aplicar mis conocimientos teóricos y prácticos sobre la salud del ser, desde un enfoque holístico y  natural.
Formada en el graduado de Naturopatía y Kinesiología Holística y Emocional,Reflexologia Podal y Flores de Bach en ISMET, Barcelona.